Al menos tres años…

¿Pueden creer este dato? Según datos vivenciales, muchas personas se refieren a cinco, siete, o hasta diez años años, pero la ciencia demuestra que al menos son tres años para que un cerebro recupere por completo la materia gris (Roberto et al., 2010; Wagner et al., 2005; Chui et al., 2008). Ahora, según datos anecdóticos, el cerebro debe estar en esta rehabilitación nutricional por al menos unos dos años más para asegurar una recuperación completa (mientras más tiempo pase, menos probabilidades de una recaída).

Así de nefasto es el efecto de la desnutrición en el cerebro. Claramente, un cerebro con disminución de masa gris se puede evidenciar en una persona a través de distintos signos: irracionalidad, ánimo deprimido, obsesividad, ansiedad, etc. Y eso, entre otras cosas, es justamente lo que vemos en las personas con anorexia y otros trastornos alimentarios. Un cerebro desnutrido es un cerebro dañado estructuralmente.

Es por esto que el énfasis primario en los trastornos alimentarios es la rehabilitación nutricional. No podemos esperar que un cerebro dañado responda con lucidez y una introspección satisfactoria. Primero, comida como medicina. Luego, todo lo demás.

Si ves algo que te preocupa, ACTÚA AHORA

Una de las ideas más esenciales frente a la aparición de un trastorno alimentario es la necesidad de actuar rápido. He visto situaciones lamentables en las que padres/madres/cuidadores/familias/parejas minimizan lo que ven o simplemente se niegan a la realidad.

Mientras antes se intervenga en un trastorno alimentario, más son las probabilidades de que la persona afectada pueda mejorar y sanarse completamente. Demorarse en la búsqueda de ayuda es permitir que el trastorno se haga más fuerte, y cueste más tratarlo. A pesar de que existe evidencia de que los trastornos alimentarios son posibles de sanar independiente del tiempo que la persona ha estado enferma, el pronóstico es mucho más alentador cuando la intervención es temprana, intensiva, y rápida.

Durante la pandemia han aumentado exponencialmente los trastornos alimentarios. Lo que más le puedo enfatizar a aquellos cuidadores y seres queridos que están siendo testigos en sus hijxs o parejas de comportamientos poco saludables frente a la comida es que actuar ahora puede ser la gran diferencia entre una vida relativamente normal y una vida sumida en una enfermedad compleja, dolorosa, y altamente mortal.

Revisa la imagen y determina la necesidad de actuar ahora. Tu ser querido no puede esperar.

Rehabilitación nutricional: la primera línea de acción

Cuando escucho de profesionales que le dicen a las familias que consultan por anorexia en sus hijos, “tiene que querer mejorar”, o “déjalo, va a comer cuando quiera”, o, peor aún, “primero tenemos que descubrir por qué no está comiendo”, me dan ganas de golpearme la cabeza contra la pared. Ningún profesional informado y EDucado diría algo semejante, y esto porque está demostrado que un cerebro desnutrido 𝙣𝙤 𝙚𝙨 𝙧𝙖𝙘𝙞𝙤𝙣𝙖𝙡. La desnutrición cerebral es un “neuromodulador poderoso” (Kim McCallum, 2017), que da lugar a actitudes y pensamientos irracionales. Es por esto que las personas con anorexia generalmente presentan síntomas ansiosos, depresivos, y obsesivos serios y persistentes: el cerebro desnutrido los gatilla y perpetúa.

El cerebro necesita aproximadamente 500 calorías diarias para funcionar. En un niño, niña o adolescente, las necesidades calóricas son más debido a su proceso de crecimiento. En un niño, niña, o adolescente con anorexia, las necesidades calóricas son muchísimas más de las que suelen recomendar nutricionistas y médicos.

El Dr. James Lock incluso insiste en la necesidad de evaluar seriamente la prescripción de medicamentos psiquiátricos en estos pacientes, ya que no existe evidencia alguna de que funcionen en un cerebro desnutrido, y la mayoría de síntomas se gatillan o exacerban por la desnutrición cerebral.

Si tu equipo de salud no reconoce la rehabilitación nutricional como primera línea de tratamiento, compártele está página y dirígelo en especial a la sección Libros y Otros. Es necesario contar con profesionales informados y educados en tratamientos basados en evidencia científica.

¡Fuera los viejos paradigmas!

Mientras las personas (los afectados y sus familias) y profesionales sigan creyendo ideas obsoletas como la que el trauma causa la anorexia, no podremos avanzar en el tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria.

Estoy haciendo un curso de Family Based Therapy, y la verdad es que cuando uno mira la historia de “investigación” (claramente, poco aferrada a la evidencia) de la anorexia, nos encontramos con un puñado de médicos y psiquiatras que perpetuaron las ideas más dañinas con respecto a este trastorno. Permítanme dejarles una de estas tantas joyas:

“𝘓𝘢 𝘱𝘰𝘴𝘪𝘤𝘪ó𝘯 𝘦𝘷𝘪𝘵𝘢𝘵𝘪𝘷𝘢 𝘦𝘯 𝘭𝘢 𝘢𝘯𝘰𝘳𝘦𝘹𝘪𝘢 𝘯𝘦𝘳𝘷𝘪𝘰𝘴𝘢, 𝘱𝘰𝘳 𝘵𝘢𝘯𝘵𝘰, 𝘦𝘴 𝘱𝘳𝘰𝘧𝘶𝘯𝘥𝘢𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦 𝘱𝘴𝘪𝘤𝘰𝘴𝘰𝘮á𝘵𝘪𝘤𝘢, 𝘦𝘯𝘳𝘢𝘪𝘻𝘢𝘥𝘢 𝘦𝘯 𝘭𝘢 𝘤𝘢𝘱𝘢𝘤𝘪𝘥𝘢𝘥 𝘢𝘱𝘢𝘳𝘦𝘯𝘵𝘦𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦 𝘮𝘪𝘭𝘢𝘨𝘳𝘰𝘴𝘢 𝘺 𝘤𝘪𝘦𝘳𝘵𝘢𝘮𝘦𝘯𝘵𝘦 ú𝘯𝘪𝘤𝘢 𝘥𝘦 𝘳𝘦𝘷𝘦𝘳𝘵𝘪𝘳 𝘦𝘭 𝘱𝘳𝘰𝘤𝘦𝘴𝘰 𝘱𝘶𝘣𝘦𝘴𝘤𝘦𝘯𝘵𝘦 𝘺, 𝘱𝘰𝘳 𝘵𝘢𝘯𝘵𝘰, 𝘥𝘦 𝘵𝘰𝘥𝘰𝘴 𝘴𝘶𝘴 𝘪𝘮𝘱𝘢𝘤𝘵𝘰𝘴 𝘴𝘰𝘤𝘪𝘢𝘭𝘦𝘴 𝘺 𝘱𝘴𝘪𝘤𝘰𝘭ó𝘨𝘪𝘤𝘰𝘴” Arthur Crisp, psiquiatra británico.

Si lo pudimos hacer con los trastornos del espectro autista (“madres refrigerador”) y con la esquizofrenia (adivinen: nuevamente debido a una madre disfuncional en su rol), ¿cómo no lo vamos a poder hacer con los trastornos de la conducta alimentaria?

Gracias a estudios científicos que se comenzaron a realizar en los años 80, la idea de que las familias generaban la anorexia se ha ido al tacho. El problema es que, por algún motivo, la mayor parte de los profesionales de la salud mental 𝙣𝙤 𝙩𝙞𝙚𝙣𝙚𝙣 𝙞𝙙𝙚𝙖 de esto. Sinceramente, me indigna. Pero mi opción es esta: EDUCAR, EDUCAR, EDUCAR, todo a través de la evidencia.

Pronto subiré más estudios que aporten a la desmitificación de la anorexia (ya hay varios que demuestran sus bases biológicas). No duden en acceder a éstas, y a escribirme frente a cualquier duda. Y, por sobre todo, COMPARTAN ESTA INFORMACIÓN!!

Natalie

Pan de Plátano: Receta hipercalórica

banana-bread-horiz-a-1600

Una de las recomendaciones para padres, madres y familias buscando cómo lograr que su ser querido suba de peso lo más rápido posible, es buscar páginas web de recetas para personas sufriendo con fibrosis quística. Lamentablemente, estas personas también tienen mucha dificultad para mantener su peso ideal. Hoy les dejo esta receta de “Pan de Plátano” (Banana Bread), que más que un pan, es un queque. De corazón, espero les sirva (con 330 calorías por porción, de seguro que sí!)

QUEQUE DE PLÁTANO (o PAN DE PLATANO)

Tiempo de preparación: 80 minutos

Ingredientes:

  • 1/3 taza mantequilla, derretida
  • 1/3 taza azúcar rubia
  • 3 plátanos muy maduros, hechos puré
  • 2 huevos
  • ½ taza leche entera
  • 1½ taza harina
  • ¼ cucharadita sal
  • 1 cucharadita bicarbonato de sodio
  • ¾ taza nueces molidas (muy importantes por su poder calórico!! Moler hasta crear una especie de harina, para que no se note su presencia)

Instrucciones:

  1. Calienta el horno a 176º C.
  2. Mezcla todos los ingredientes liquidos y el azúcar, bate hasta obtener una mezcla homogénea y liviana.
  3. Mezcla la harina, sal, y bicarbonato de sodio en un bol mediano.
  4. Agrega los ingredientes secos a la mezcla líquida. Batir suavemente.
  5. Agregar nueces y mezclar hasta que estén incorporados.
  6. Vierte la mezcla a un recipiente para queque enmantequillado.
  7. Cocina por una hora. Puedes utilizar un mondadientes para revisar si el queque está listo, insertándolo en la mitad del queque. Saldrá limpio cuando el queque esté listo. 

Sirve: 8 porciones

Tamaño de porción: 1/8 de queque

Análisis nutricional (por porción):
330 calorías
17 g proteína
17 g grasa
330 mg sodio
51 mg calcio

Espero poder subir más recetas para apoyarlos en su desafío de realimentar.  Suerte!

*Receta publicada originalmente en https://www.rchsd.org/health-articles/banana-bread-4/

Para Amazon: Los Trastornos de la Conducta Alimentaria no son Motivo de Risa

poleron

Recientemente, ha surgido una alarma generalizada debido a un producto que se está vendiendo actualmente a través de Amazon.

El producto es un polerón que dice, “Anorexia, igual que bulimia, pero con auto-control”.

Como terapeuta especializada en trastornos de la conducta alimentaria, que ha dedicado su carrera en ayudar a personas a encontrar libertad de estos trastornos, me encuentro indignada que Amazon esté permitiendo la venta de productos pro-anorexia y otros desórdenes alimenticios en su sitio web.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria no son un ‘Estilo de Vida’

Existe una creencia errónea de que los trastornos de la conducta alimentaria son por un deseo de ‘estar delgada’ o ‘verse como modelo’. Sin embargo, la realidad es que aunque los síntomas se manifiestan a través de una obsesión con comida o peso, estos trastornos son enfermedades mentales mortales que son causados por una combinación de factores genéticos, ambientales y temperamentales.

Este es el tema: NADIE elegiría sentir una ansiedad invalidante acerca de comer ciertas comidas, al punto en que comiencen a aislarse de seres queridos. Nadie elegiría someterse a una comilona hasta sentirse enfermo, con dolor de estómago y sentimientos de culpa, vergüenza y auto-desprecio. Nadie decidiría someterse a una comilona para luego vomitar o realizar ejercicio intensivo, sintiéndose completamente atrapado en el cansancio y dolor del ciclo restricción/atracón/purga.

Los trastornos alimenticios son algo que nadie elegiría.

Más aún, cada 62 minutos alguien morirá debido a su trastorno alimenticio.

Si tienes un trastorno alimenticio restrictivo, no eres “vanidoso” ni tienes un deseo de “estar en control”. Si sufres de bulimia, no posees “falta de voluntad”. ESTÁS SUFRIENDO DE UNA ENFERMEDAD MENTAL.

A Amazon y al vendedor de este producto y a otros vendedores de productos pro-trastorno alimenticio:

¿Sabes por qué esto no es divertido?

– Tener a una persona en mi oficina que lucha contra la anorexia, llorando histéricamente por tener que comer.
– Padres llorando debido al agotamiento y miedo que viene con el apoyar a su hija/o en recuperación de un trastorno alimenticio.
– Cabello cayéndose, perder la menstruación, baja densidad ósea, perder dientes, paros cardiacos, baja presión sanguínea y otras complicaciones de salud que pueden acompañar los trastornos tales como anorexia y bulimia.
– Tener una enfermedad mental que consume completamente tu vida y te aísla de aquellos a quienes amas.
– Morir de un trastorno alimenticio o perder a un ser querido (los trastornos alimenticios son las enfermedades mentales más mortales).

A Amazon y otros, no puedo creer que siquiera tenga que decirlo, pero POR FAVOR dejen de vender productos que glorifican desórdenes alimenticios. Imagina que tuvieras una camiseta hablando acerca de los ‘beneficios’ o haciendo chistes acerca del cancer. Los trastornos alimenticios no son una decisión tal como no lo son las enfermedades físicas.

Más aún, las personas que sufren con trastornos alimenticios son algunas de las personas más fuertes, compasivas e inteligentes que conozco.

Si estás luchando con un trastorno alimenticio, por favor considera buscar ayuda con un profesional. Pedir ayuda es una señal de fortaleza, no debilidad.

Es importante notar que sin importar tu peso, tu género, edad, raza o síntomas específicos, TODAS las personas que sufren de un trastorno alimenticio merecen tratamiento y apoyo.

La recuperación completa es posible. Sí, también para ti.

Jennifer Rollin, MSW, LCSW-C

Original: https://www.huffingtonpost.com/entry/to-amazon-eating-disorders-arent-a-laughing-matter_us_59d4c56ce4b02508a0a07b59